Rehabitar

la foto 1.JPG

Los vecinos de la casa de mis padres ponen su vivienda en venta. Como sobrecogido por violación psicológica en primer grado, atónito me deja descubrir el resuelto y contundente cartel de Century 21 que lo anuncia, engarzado entre los barrotes de la puerta metálica que da entrada a la rampa asfaltada por la que se accede al resuelto garaje de más de cuatro plazas de que dispone el inmueble. Con los días, algo recuperado del desasosiego inicial que produce la certeza de la próxima llegada de nuevos propietarios a la casa colindante a la de mis progenitores, fantaseo: “Estamos no ante la casa habitada (aunque lo sigue estando), sino ante la casa a rehabitar, estamos ante el chalet amarillo de la Urbanización Las Palmeras, en el municipio de La Orotava, en la isla de Tenerife, en el archipiélago canario, en el estado-reino europeo de España, que construyeron los Salamanca y ahora habitarán otros, quizá lugareños, quizá extranjeros, jóvenes, mayores, asiáticos, angloamericanos, alemanes, cocineros, profesores, abogados, funcionarios, ingenieros, industriales, jubilados…”

la foto 3.JPG

Si la adquieren pronto, comerán papayas maduras y en unas semanas podrán recolectar los aguacates. Aparte de dos plantas, terrazas, azotea y jardín con césped y frutales, dispone de estancias y baños suficientes para una familia numerosa (como para la que fue proyectada: un matrimonio, sus cinco hijos y una pareja de perros grandaneses), así como de recibidor y despacho con consulta para un profesional cualificado (como por ejemplo para un doctor en Medicina, que tal era el caso).

Ese cartel engarzado en los barrotes de la puerta que da acceso al garaje mete entre barrotes tantos recuerdos de la niñez de tantos que ante él me siento sin cobijo, presa  del desdibujar de la memoria: torpe, a trompicones, olvido que la vi construir, que los vi llegar e instalarse, y despeino el remolino de Mario, freno el corretear de Jorge, velo los ademanes de Mabi, borro los coches de Paco y veo a Pablo mayor, un hombre que quise desde que fue niño.

la foto 2.JPG

Rehabite quien rehabite la casa de los Salamanca, para mi siempre será su casa, la de los vecinos de siempre, la de los que vinieron de la calle Verde, la de los parientes de Clemente, la de los deseables vecinos, la de quienes arrostraron la vida en paralelo a los moradores de la casa de enfrente, la de doña Eleonor, Jesús, Sandra, Paul, Tommy y Andrew.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.