Amargor

DSC00153

En el patio de casa de abuela siempre hubo un tiesto con toronjil.

Duele que cuando uno piense en la Dulce Revolución, sea un amargor lo que acuda a la boca en vez de las mieles de la estevia. Mi abuela Concha confiaba más en una infusión de toronjil con pan duro que en una aspirina, que lo de ella eran los optalidones. Todavía me vienen a la mente aquellas meriendas de la infancia cuando me llevo una hojita de toronjil a la nariz. La menta nauta (muy frecuente en la corona forestal canaria), el poleo, el orégano, el tomillo, la estevia, la caña santa, las hojas del guanábano y la salvia son vegetales a los que extraigo su esencia, en fresco o seco, al verterles agua caliente.

DSC00165

La salvia no sólo aromatiza mis infusiones, también mis caldos de gallo o gallina.

La Dulce Revolución aboga por las medicinas tradicionales y complementarias, por lo que acomete innumerables campañas de divulgación y en pro de la legalización del uso libre y de la proyección de la estevia, el kalanchoe, el amaranto y otras plantas, así como otras iniciativas para que se abaraten los tratamientos médicos y farmacológicos en todo el mundo. Asimismo, labora para que se investigue el uso terapéutico del clorito de sodio y para que los alimentos sean lo más naturales posibles; por eso denuncia que a la mayoría de la sal marina presente en el mercado está tratada y se le han extraído componentes sin los que es menos sana, pues altera la tensión sanguínea tras su ingesta.

DSC00152

La caléndula cura por fuera y por dentro; pues sus pétalos se utilizan para hacer cremas para la piel y se comen en ensalada. Además es una planta que defiende al huerto de bichos malos y atrae a los buenos.

Cuando oigo al señor Josep Pàmies, mientras lucha contra molinos y gigantes en los juzgados, medios de comunicación, simposios y campañas, para ayudar a las personas y mejorar este mundo, me regocija que venga a mi cabeza la idea de que Josep es como la caléndula, que sabe atraer a los buenos y ahuyentar a los malos. Además, como la flor de la caléndula, el señor Pámies tiene una virtud, que genera muchísimas semillas.

DSC00163

La lavanda canaria defiende nuestro huerto. Josep defiende el de todos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.