Óleos

Imagen

La pieza de jabón cortada confunde a la mirada.

Adicto a la sosa cáustica por unos unos días, el mes pasado, armado de guantes de goma, gafas protectoras y mascarilla, cuajé en jabón casero unos litros de aceite virgen extra de oliva caducado y unos óleos usados por familiares, amigos y el propietario de un restaurante, quien lo drena cada sábado de su freidora. En caliente, agua de romero, lavanda y amaranto transmutan en trío el dúo y no por ese orden (el fabricante de la sosa cáustica recomienda añadir el producto al agua, esperar unos minutos, remover y alejarse, luego agregar la grasa animal o los óleos que vamos a utilizar, y batir vigorosamente en el mismo sentido al menos durante tres cuartos de hora, hasta que cuaje como una mayonesa. Tres litros de agua y tres de aceite por cada medio kilogramo de sosa cáustica). Al día siguiente, cuando sacas la pieza del molde y procedes a cortar los jabones, te abriga la sensación del recolector que sabe que en cuatro semanas habrá cosecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s