Los exzapatos

En Escocia calzado, antes de que se transmutaran en exzapatos.

En Escocia calzado, antes de que se transmutaran en exzapatos.

Amontonados en cajas apretujadas en el interior de un cochambroso contenedor, algunos de mis exzapatos más ilustres navegan rumbo a Cabo Verde y Senegal para adoptar paseantes voluntarios capaces de hacerlos pisar más mundo. El amigo Andrés Zulaika hizo las gestiones y los metió de polizones en un carguero, poco antes de que la tripulación soltara amarras con la marea. Si sortean tempestades, piratas y ladrones, taconearán las callejuelas de Praia confusos, hasta asumir que esos pasos ya no son los nuestros, sino andares de reencarnación por otra isla de la Macaronesia. Cuando los de punta (acaso me los calcé tres veces) resuenen cantarines gracias al repulido mármol de la recepción de un hotel de Dakar, el botones (mozo de maletas) que los luzca, pisará con la alegría del afortunado que, humilde pero generoso (contradicción al cubo), brinda una segunda oportunidad al cuero y la suela made in Spain. Cuando donas, cedes o pones voluntariamente a disposición pública algunos recursos, objetos o esfuerzos personales (aunque sean escasos), te gusta pensar que los tendrás siempre en el haber como gestos embajadores que fueron de tu compromiso con las tres eres: Reducir, Reciclar y Reutilizar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s