Arrollado

A Javier Ruíz, bregador y bandera

El silencio de la noche multiplica el dolor.

El silencio de la noche multiplica el dolor.

Me gusta releer los periódicos de la semana pasada y descubrir lo que malsanamente llamo ‘tomas falsas’, esas entregas que acaso esbozaban la punta de un iceberg que la apisonadora mediática de la actualidad expone generosa y al desnudo en jornadas posteriores. Sucede en ocasiones por encorsetar en la mitad de una de las columnas de una página de la sección de sociedad de un diario los telegráficos qué, quién, cuándo, cómo, dónde y porqué de un fallecimiento. “¿Por qué?” Porque iba despistado con su teléfono móvil en la mano mientras escuchaba música con auriculares y trató de cruzar la vía pese a las barreras bajas y las señales acústicas de peligro en el preciso instante en que pasaba el tren. “Arrollado”.

Inicialmente se informa de la muerte de un señor de unos 28 años de edad al ser arrollado por un vagón de tren de la línea 1 del metro de Valencia, en la entrada de la estación de Paterna, junto al paso a nivel, en uno de sus recorridos en superficie; el convoy cubría, a las 22.15 horas del viernes 24 de mayo de 2013, el trayecto Llíria-Valencia. Luego se rectifica, se trata de un joven de origen saharaui. “Un chico de 17 años”, dicen algunos.

Para indagar en el caso sin padecer cierto resquemor por fisgón morboso, esgrimo por excusa mi simpatía al hermanamiento de los pueblos canario y saharaui, consolidado antes del abandono español de esa plaza africana (1975), y que después se refuerza gracias a la solidaridad y entrega de muchísimos isleños apiñados en torno a colectivos de apoyo, ONG y grupos de presión. Bana fue la víctima: Bana Lehbib El Bachir (algún digital publica hasta una fotografía del menor en vida). El paso a nivel se encuentra en la carretera de Manises. Bana vivía en Paterna desde hacía casi nueve años -otros dicen once  (llegó a la edad de ocho a pasar el verano). Sus padres de acogida fueron José Luis Rodrigo (exconcejal de Paterna) y Concha Franco (expresidenta de una ONG de ayuda al Sáhara).Una revisión médica reveló anticuerpos de la Hepatitis B en el niño, por lo que se recomendó su estancia en España para recibir tratamiento médico (desde entonces sólo pasaba los veranos con su familia biológica). Las arenas del desierto albergan otro inocente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s