Money, money, money

Poderoso caballero es don dinero, al que conocemos por pasta, parné, riqueza, perras (chicas y grandes), plata, bronce, oro, dorado, monedas, billetes, salario, metálico, pesetas, pelas, cuartos, posibles, perlas, divisas, cientos, miles, cientos de miles, millones, tela, talegos, talentos, guita, money, opulencia, fortuna, provecho, deuda, hacienda, capital, caudales, recursos, pertenencias, libras, dólares, centavos, peculio, volante, tique, cupón, sello, mosca, vale, tarjeta y hasta por manises.

En busca de su karma, las monedas también mueren o las reencarnan. El euro mata en Andorra al franco francés y a la peseta española. En Alemania sustituye al marco, en Austria al chelín, en Bélgica al franco (belga), en Eslovenia al tólar y en Chipre a la libra (chipriota). El euro también ocupa el lugar de la peseta (España), del franco (en Francia, Guadalupe y Guayana francesa) y del marco finlandés. Italia olvida la lira, Irlanda la libra y los griegos al fénix-dracma.

La caída del muro de Berlín y la desintegración de la URSS animan al  rublo a desaparecer. En Armenia aparece el dram, en Azerbayán el manut azerí, en Georgia el lari. El Salvador apuesta por el colón frente al peso, Bolivia opta por el boliviano y entierra el peso y en Chile, en cambio, el escudo se transmuta en peso. Ecuador olvidar el sucre por el dólar americano. La piastra se reencarna en riel en Camboya, y en Brasil dicen no al cruzeiro y sí al real. En Botswana, país africano famoso por las cacerías de elefantes, los anfitriones del evento regio pagaron en pula y no en su antiguo papel moneda, el thebe. El dinar es ahora el marco bosnio convertible. El Congo retira el Zaire y lo renombra franco. En Gambia la libra saluda al dalasi y el florín indonesio a la rupia. Los húngaros ya no abonan sus cuentas con el pengö y empapelan su banco nacional con el forint. Donde los canguros, la libra propia pasa a la historia y se implanta el dólar (australiano). En Afganistán la rupia kabulí deja paso al afgani, Albania transmuta en lek el franco, Angola paga en kwanzas y manda a la historia al escudo, y el peso argentino desplaza al austral. El dinero también muere; pero, aunque a la mona la vistan de seda, mona se queda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s