No consta

Visto y no visto.

Visto y no visto.

El ‘no consta’ ha sido el mayor de los callejones oscuros en tiempos de dar cuentas, la esquina más desdoblada en el espacio contable, el despacho partidista de los desmanes galácticos, la salida del quite requetequetechachi del burladero o de la chica callando por lo superbajini que ya está bien. No consta, no nos consta, o no hay acta de que conste. Palabra de caballero o de don dinero. El no consta es como todas esas presencias ausentes que quedan en la nada o casi nada de que no es lo mismo pero es igual, como dijo aquel (Silvio Rodríguez) quien canta que ama “a una mujer clara, que amo y me ama sin pedir nada -o casi nada, que no es lo mismo pero es igual-.”

No nos consta que nos hayan pedido perdón por las molestias, por los desaguisados, los desperfectos, las desigualdades, los daños colaterales, los residuos sólidos, las emanaciones, los costes, el deterioro, las migrañas. No nos consta que entre todos en este tiempo hayamos logrado un mundo mejor. No nos consta y duele. Meditemos en ello en lo que el ojo del lector respeta y sus pulmones inspiran un punto y aparte (.).

Hoy esgrimimos un móvil, tiramos de portátil o televisión y nos cae encima un tornado de titulares que nos zarzalea primero y aplasta después con un océano de pormenores. Antes se ponían en las ventanas, los balcones o sentados al pie de las puertas y el río de información era el que fueran capaces de sacarle a la gente que pasara por el camino. Los argumentos de la gente del camino como medio y más que mensaje. Pero desde un teléfono móvil o celular como lo llaman por América se pueden imbricar ahora, una a una, millones de llamadas de atención en las redes sociales porque ‘No nos consta’ que conste entre los gobernantes que de otra manera es posible. Y eso que nos consta que los paraísos fiscales acumulan la tercera parte del PIB mundial, y nos consta que Tito Vilanova ya sabe lo que es perder con la Real en el minuto 91. En la ventana y en la plaza, esa presencia cual ausencia suena a terremoto de anonimatos descompartidos, porque no nos consta.

P.D.: Nos consta que todavía hay humor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s